La única formación profesional que he recibido, en cuanto al dibujo, fueron los dos años de bachillerato en el instituto, hace muchos años. Hoy día el bachillerato de Arte no existe y eso hace más difícil encontrar un lugar donde formarte. Recurrir a la formación autodidacta es lo más normal entonces, pero hay una serie de cosas que hay que tener en cuenta.

En mi opinión, todo el que quiera aprender a dibujar debe de saber que, al final, la única forma de mejorar es hacerlo por tu propia cuenta. Sí, son necesarias unas bases, y si te las enseña un profesor te será más fácil. Aunque la verdad es que hay “profesores” y “profesores”. Una vez conocí a una chica que le gustaba mucho el manga. Al entrar en el bachillerato de arte el primer día le dijeron claramente que ahí se iba a dibujar realista, que se olvide cosas como el manga o los cómics. “Dos años me quedan por delante con este profesor“, se dijo a sí misma. Imagínate la cara con la que me lo contaba.

No creo que fuese la manera más apropiada de ganarse a los alumnos. Si yo hubiese sido el profesor, les habría dicho algo como… “en mi curso aprenderás a dibujar lo que quieras, y como quieras, sólo os hace falta una base de dibujo realista” Es una forma mejor de empezar, y muy cierta.

El mejor aprendizaje nace de la experiencia propia

“Muéstrame y sabré, implícame y aprenderé”

El autodidacta debe de ser una persona curiosa, con ganas de mejorar y aprender. Es alguien que cuando hace un dibujo busca informarse, y cuando no entiende algo primero trata de solucionarlo por su cuenta, y luego pedirá ayuda a alguien.

Veo mucho por internet muchos novatos solicitando a dibujantes más experimentados que les enseñen cómo hacer determinadas cosa. “¿Cómo se hacen las manos, cómo dibujas el pelo, cómo hago a los ancianos?” Entonces el dibujante se pone a analizar y a estudiar las dudas que le plantean. Comienza a practicar la forma de las manos, las capas del pelo y la anatomía de los ancianos, sus arrugas, la forma del esqueleto, etc. Entonces finalmente realiza un tutorial o un vídeo donde explica todo lo que ha aprendido.

Pero entonces ¿Qué has aprendido tú? Si todo el trabajo de estudio lo hace él, tú sólo lees sus conclusiones poco aprenderás.

Realmente en este ejemplo sólo una persona ha aprendido algo, y es el dibujante. Él es el que se ha puesto a analizar, a estudiar, a esbozar y a aprender, mientras a ti te lo han dado todo machacadito. El verdadero dibujante es quien ha tenido que resolver un puzzle, quien ha tenido que aprender algo para luego extraer una enseñanza. El verdadero conocimiento se encuentra en la práctica, la teoría es necesaria como base, pero es con la práctica cuando aprendes.

Yo aprendí a dibujar viejos precisamente dibujando viejos. No conoces algo hasta que no lo dibujas.

No digo que ver tutoriales de otros sea malo, todo lo contrario. En ellos el artista extrae un poco de lo que sabe, pero pretender aprender a dibujar a base de tutoriales sólo te llevará a la frustración.

Aunque creo que es lo más importante, el autodidacta no debe de ser sólo curioso, también debe de tener voluntad.

El proceso de aprender es lento, y en ocasiones complicado. Si ante la mínima dificultad eres de los que lo dejan o se distraen, o si rápidamente recurres a otros para que te solucionen el problema, difícilmente aprenderás algo nunca.

En esto la actitud es importantísima, y para ello debemos de ser conscientes de nuestro estado de ánimo cuando aparezcan estos dejes de voluntad para reaccionar y corregir.

Tengo un tic cuando me encuentro una dificultad cuando dibujo que es rascarme la cabeza. Gracias a que soy consciente de este acto involuntario sé que debo de cambiar la actitud a una más adecuada para superar el problema. Si por ejemplo encuentro difícil dibujar una mano, y me rasco la cabeza, sé que debo de hacer algo o empezaré a bloquearme, tal vez busque referencias o tal vez busque un tutorial. Pero no dependo sólo de los tutoriales para avanzar.

Aprender a ser autodidacta

Irónicamente a ser autodidacta es algo muy autodidáctico, no existe nadie en el mundo que enseñe a cómo aprender por uno mismo, por lo que tienes que ser tu mismo el que lo haga. Y sinceramente creo que es lo mejor. Pues como he dicho más arriba, la mejor forma de aprender es hacerlo tú mismo.

Lo malo de ser autodidacta es que no todo el mundo está preparado. Para mejorar, para no depender de nadie, se requiere de una curiosidad y una actitud que no todo el mundo tiene. Pero eso significa que nunca puedan llegar a serlo, simplemente se encuentran en un momento de sus vidas que no es el más adecuado. No se encuentra entre sus prioridades.

No conozco ninguna fórmula para hacer que la gente se sienta interesado en buscar por ellos mismos las soluciones a sus problemas, pero creo que reconocer el problema es el primer paso para solucionarlo.

Finalmente creo que otra de las cualidades para el auto-aprendizaje es la de mantener metas realistas. Conoce tus límites y no te pidas imposibles. Tal vez no eres capaz de hacer unos diseños de personajes originales, o tal vez la anatomía de tus personajes no sea la mejor, pero si practicas, tarde o temprano tus habilidades mejorarán. En mi caso, la principal fuente de frustración es la de buscar la excelencia en cada trazo, en cada línea, pero estoy aprendiendo a disfrutar de los errores

Espero que estos consejos sean, como mínimo, lo suficientemente útiles para llegar con la actitud correcta al papel. Mi recomendación es simplemente que copies. A veces la mejor teoría es la práctica.

Y tu, ¿eres autodidacta? ¿tienes la actitud adecuada para aprender?