Dibujar bien

//Dibujar bien

Dibujar bien

Debido a que son pocos los que siguen leyendo blogs, me estoy dedicando a reinventar Gakugan trasladando mis consejos y reflexiones a la red social del pajarito. Lo ideal sería Youtube, ya que todo el mundo está allí y se prefiere el contenido audiovisual, pero no me siento cómodo grabándome ni editando vídeos, así que pruebo con twitter.

A continuación tienes el primer tweet del hilo sobre dibujo, por si lo prefieres leer directamente desde el original.

Sígueme en twitter para no perderte ninguna de las futuras reflexiones.

¿Sabéis qué es lo que más odio de dibujar? La presión que pongo sobre mí mismo. Me exijo muchísimo y me frustra no ser capaz de llegar al nivel. Esto será culpa de una serie de ideas preconcebidas, intrínsecas en mi y en una cultura que dice una y otra vez un dibujo debe quedar:

PERFECTO

Pero, no voy a tratar de arreglar esto. No hablemos de problemas sino de soluciones.

Piensa ¿que se quiere decir con “perfecto”? ¿fotorealista? No, no tiene por qué. ¿inmejorable? Demasiado subjetivo ¿no? ¿cómo se mide la inmejorabilidad? ¿siquiera existe esa palabra? Bueno, creo que la perfección depende de cada uno

Inténtalo tú. Piensa durante un momento y trata de darle tu significado. ¿qué es para ti la perfección? ¿Qué crees que es lo que estás persiguiendo cuando te exiges tanto? Porque sinceramente, creo que todo el mundo se exige mucho cuando dibuja. Sobre todo los que no saben.

Bueno, técnicamente la perfección significa “que tiene todo lo deseable” En mi caso, yo le doy mucha importancia a la técnica
Arg, la maldita técnica.

Siempre estoy buscando la perfección técnica. Para mí eso no significa fotorealismo -aunque casi-, sino un nivel de habilidad tan alto que mi propio trabajo me sirva de inspiración. Vuelve a leerlo. «Que mi propio trabajo me sirva de inspiración»

Risible

Como comprenderás eso es imposible. Eso me lleva a creer que no doy la talla, que no tengo nivel, ni habilidad. Bla bla bla. Pero… no me rindo, simplemente sigo adelante con lo que tengo.

Por supuesto, mientras más avanzo con el dibujo que tenga entre manos, más me odio a mí mismo por estar haciéndolo «tan mal». Por no conseguir alcanzar el absurdo nivel que me exijo.

Pero lo bueno es que, llegado un momento, consigo ser consciente de que… sí es cierto, no puedo llegar a esa idílica meta, pero… ¡maldita sea! me estoy esforzando ¿no? estoy intentando hacerlo lo mejor posible. Eso debería contar

No, los esfuerzos no importan. En la búsqueda de la perfección importan los resultados. Pero aunque acabe molesto, comienzo a ver mi trabajo con otros ojos. Dibujar deja de ser decepcionante para ser emocionante.

Cuando aprendes a dibujar, normalmente estudias los cánones de belleza ideales. Personas fornidas, bellas y atractivas… Y bueno, dibujar debe ser, primero divertido, y segundo emocional. Y el clásico concepto de perfección está en contra de ambas.

Hablemos de lo divertido. ¿Sabes cuándo me he divertido más dibujando? haciéndolo mal. Dibujar mal intencionadamente es liberador. Te quitas de encima unas pesadas cadenas. Recomiendo esto mucho si quieres acostumbrarte a dibujar frente a otras personas.

Después de dibujar mal durante un rato tendrás frente a ti un montón de dibujos horribles. ¿Por qué demonios he hecho esto? entonces comienzas a querer hacerlo mejor.

¡Peligro! Tu cerebro te está pidiendo volver a la perfección.

Para hackear esta idea yo recurro al cartoon, a los dibujos animados occidentales, a los inicios de Disney. No, quiero decir que el cartoon sea dibujar mal, pero no es dibujar perfecto.

El cartoon tiene muchas reglas, y la mayoría consisten la deformación de las proporciones.

Perfecto para destruir la perfección.

El cartoon es divertido porque lo que se busca no es técnica sino transmitir una emoción o sensación concreta. Y este es el segundo punto que comentaba sobre lo que debe ser dibujar.

Dibujar debe ser algo más emocional que técnico. Si quieres dibujar un señor muy gordo con un enorme bigote, lo que debes querer es que la gente vea a una morsa. Esa es la perfección en el cartoon. Que la gente vea y sientas lo que tu quieres que vean y sientan.

La perfección fue concebida como una utopía, algo inalcanzable que debe de servir como causa motriz más que como meta. La perfección tiene que ser replanteada como algo que te lleve a estudiar y a querer aprender más, no a detallar y trabajar ad infinitum un dibujo.

Tal vez sea muy hipócrita por mi parte decir todo esto cuando ya he dicho antes que para mí, la perfección es quedar exageradamente satisfecho con el resultado de la técnica.

Pero hay que cambiar de mentalidad. Debo cambiar de mentalidad. La perfección está en el conocimiento y no en la técnica. Me queda mucho por aprender.

Gracias a los que lo habéis leído entero. Espero que os gusten este tipo de reflexiones. Si queréis más pedidlo, que tengo munición.

Si te gusta mi trabajo sígueme en Twitter e Intagram, y no olvides apoyarme en Patreon

By |2019-04-21T18:10:03+01:00abril 21st, 2019|Categories: Dibujo|Tags: , , , |0 Comments

About the Author:

Tiene un hermano gemelo. Dibuja desde que era pequeño y ha creado este blog para enseñar ese tipo de conocimientos que la experiencia y los profesores nunca comparten en clase. Está decidido en enseñarte que dibujar no es una habilidad, sino una actitud.
Ir a la barra de herramientas