La Inteligencia Artificial y la muerte del arte

//La Inteligencia Artificial y la muerte del arte

La Inteligencia Artificial y la muerte del arte

«Los artistas tienen un monopolio del talento y no quieren compartirlo!»

Llevo teniendo junto a mi hermano profundas discusiones sobre las IAs y el futuro que nos espera como artistas.

Ha sido honda la depresión que he tenido estos días temiendo lo peor y sintiendo la confirmación de mis miedos al ver el enfrentamiento que se ha producido entre la comunidad artística y los “AI Users”.

Esto es el resultado de mi reflexión. Probablemente no diga nada nuevo, pero es algo que necesitaba poner por escrito para aclarar mis ideas y no ver el futuro tan negro.

¿Qué es la IA? ¿Copian?

Antes que nada, hay que mencionar que en ningún momento pienso que las IAs copian. Las IAs no hacen collage. Lo que hacen es contemplar multitud de imágenes, analizarlas en búsqueda de patrones que pueda identificar con conceptos concretos como “gato” o “sol”  y extrapolar esos patrones a nuevas imágenes. Hasta donde sé, nuestro cerebro funciona igual (…aunque de forma más sofisticada). Pero tiempo al tiempo.

El primer dilema al que nos enfrentamos con las IAs es si es moral que utilicen una base de datos con copyright para adquirir ese aprendizaje. 

El Copyright

Creo que ya es conocido el caso de las IAs musicales. Van con piés de plomo porque saben que si el despiadado lobby de la música descubre que están utilizando música con copyright para enseñar a los algoritmos, se intentará imponer un canon por cada canción generada.

Desafortunadamente el arte pictórico no tiene un lobby tan influyente. Ésto sumado a la creencia popular de “si está en internet es grátis” y que adquirir una imagen es tan fácil como “Copiar y Pegar” pues… no ha favorecido que, en el desarrollo de esta tecnología, exista una sensación moralmente satisfactoria.

Recientemente grandes corporaciones como Microsoft o Adobe, advierten que “Scrapear” (coger el código de sus programas para enseñar a IAs a hacer algo similar) es Piratería.

No sé si es piratería, no puedo dar respuesta a la pregunta de si es legal enseñar a una IA con contenido con copyright, pero creo que desde luego no se siente justo.

“Los artistas son unos hipócritas porque ellos dicen “Roba como un artista” pero ahora consideran que la IA aprenda de su trabajo es malo”

Quien dice esto demuestra que no tiene ni idea de arte.

“Robar como un artista” significa “selecciona de tus ídolos aquello que te gusta de ellos”. Tal vez sea cosas tan sencillas como la manera en que hacen los ojos, la utilización de la textura, la iluminación, o la manera de caricaturizar.

Luego mezcla todo eso y… añade tu toque.  

El toque, es ese “algo” que te caracteriza y que puede del que ni siquiera seas consciente. Puede ser desde una manía que tienes con dar trazos cortos con el lápiz, tu especial gusto por trabajar con una paleta de colores reducida, o lo que te encanta dibujar cordones.

El resultado de esta suma es lo que podríamos llamar Tu Estilo.

Las IAs no trabajan de forma similar. No seleccionan una única cosa de un artista y lo mezclan con su toque. Agarran el estilo entero, y directamente lo mezclan con otros.

Una vez que sabemos que las IAs no copian y que su modo de aprendizaje es moralmente dudoso, vamos al tema ¿hacen las IAs arte?

¿Qué es el Arte? Intención y Técnica

Primeramente debemos definir qué es Arte. Esto es MUY complicado ya que tiene muchas interpretaciones y se tiende a simplificar como “Bello”. Pero vamos a tener la osadía de resumir el Arte en dos puntos: Intención y Técnica.

Vamos primero con la Técnica.

La Técnica es el nivel de dominio o el nivel de habilidad que uno posee en algo. Lo vemos utilizado como sinónimo de maestría en multitud de frases como “el arte de la guerra, el arte de ligar o incluso en arte marcial”. Es más, podemos utilizarlo precediendo cualquier tontería y funciona bien, como “el arte de caminar o el arte de hacer una tortilla”.

El segundo punto en la definición de arte es: la Intención. La intención es comunicativa, es el deseo o necesidad de transmitir algo: conceptos, ideas, pensamientos, emociones, sensaciones, etc.

Pictóricamente hablando (que es lo que nos concierne) la intención está muy relacionada con la expresividad, una intención de comunicar y transmitir. 

Esto se puede ver fácilmente en lo chocante que es para el público general el Arte Moderno. Son obras con una técnica muy pobre, pero con una intencionalidad muy alta.

Esto nos lleva a que la Intención está por delante de la Técnica. El arte no tiene por qué realizarse con gran habilidad, pero sí que debe poseer una gran intencionalidad detrás.

Podríamos desvariar sobre si una señal de tráfico es arte, pero resumiéndolo, es la forma de arte más utilitarista que existe.

Volviendo al tema, hay que tener en cuenta, que el arte proviene del emisor (del artista), no del receptor. Así pues, una puesta de sol, aunque sea muy hermosa, no es arte, simplemente es naturaleza. Podrá emocionarnos mucho, podremos pintarla para captar su belleza y conmover a los demás, pero per sé, la naturaleza no es arte, lo será la obra que hagamos inspirados en ella.

¿Las IAs hacen arte? La IA como medio artístico

Si en el arte la intención es lo que cuenta, ¿tiene una IA una intención detrás? Esta pregunta es capciosa pues da a entender que las IAs generan contenido por propia voluntad y no es así… de momento (quien sabe lo que serán capaces de hacer de aquí a 10 años)

Las IAs no generan contenido sin una orden humana detrás. Son, por tanto, una herramienta. A nadie se le ocurriría preguntar si un pincel tiene una intención detrás, la intención está en la persona que lo utiliza.

AI Users: Prompters y Tecnobros

Entonces redefinimos la pregunta ¿Tienen los “AI Users”, los usuarios de IAs, una intención detrás de sus trabajos? Esta pregunta también es capciosa, es demasiado generalista, pues dependerá de cada persona. Habrá algunos que sí y otros que no. Meter a todo el mundo que utiliza IA en un mismo saco es reduccionista.

Me gusta definir a los AI Users, como Prompters (debido a que no dibujan, ni pintan, sino que escriben prompts) Entiendo que actualmente podríamos tener a varios tipos de Prompters.

Uno sería el usuario casual. Genera muchas imágenes y no tiene conocimiento artístico, por lo que no sabe filtrar los buenos resultados de los malos. De momento son la mayoría.

Podemos encontrar en los textos de sus prompts cosas como “highly detailed”, “intricate detail”, “insane detail” o “ultra detail” (¿Pero qué obsesión tiene la gente con los detalles? Tanto detalle sin intención sólo es ruido). 

También escriben muchos artistas como Greg Rutkowsky, Artgrem, loish, wlop (o como se pronuncie), y otros más que no entienden pero que usan porque los demás lo hacen.

Incluso combinan cosas que nada tienen que ver (¿Por qué utilizas a un retratista para generar un paisaje? -No, es que quiero ver lo que sale.- Ya claro, si ni siquiera sabes quien es el artista)

Otro Prompter sería el AI Artist. Es un artista que quiere comunicar a través de esta nueva herramienta. Tiene gusto y conocimiento artístico, tal vez porque consume arte o porque lo ha estudiado. 

Puede que sea un artista tradicional frustrado por no poder mejorar su técnica y vea en las IAs una alternativa para expresarse. O, que sea un artista top mundial que quiere experimentar con esta tecnología. (Al final no importa el motivo, ambos quieren ver el potencial de comunicar con imágenes generadas con IA)

El Prompter más problemático son los Tecnobros. No entienden de arte, y de momento creo que son la minoría ruidosa. 

Contemplan el arte como un producto final, cayendo en el efectismo. Sólo les interesa producir “Arte Genial”, mientras demandan que sus trabajos sean calificados como Arte. No comprenden que el arte tiene una intencionalidad detrás y al sólo entender la mitad de la historia (Intención + Técnica) no se dan cuenta que no están generando “Arte Genial” sino más bien: “Imágenes Geniales”. 

Pero al final esta diferenciación no les importan (en cambio a los artistas sí).

Los Tecnobros no buscan comunicar o expresarse, en realidad sólo quieren una forma fácil y rápida de ganar dinero. Rezan por dar con la combinación adecuada de prompts que generen un efecto WOW en el espectador que los obligue comprar. 

Ésta gente son los mismos que hicieron tanto ruido con los NFTs (y sus miles versiones del mismo mono aburrido). Pero no sólo eso, también están metidos en todo lo digital que prometa dar un pelotazo y ganar mucho dinero, (como la minería de criptomonedas, y todo un mundo que el que no quiero ni entrar)

Al no entender de arte y sólo buscar una manera rápida de ganar dinero, hacen cosas absurdas como: generar 300 imágenes, empaquetarlas en un PDF, e intentar venderlo como “pack de inspiración para artistas”. (Gente, los artistas no se inspiran así. Y si lo hiciesen ¿por qué iba a comprar tu pack si puedo hacerlo yo mismo con la IA?)

A ver aclaración:

Pretender lucrarse con tu trabajo, tu habilidad o tu talento no es malo de por sí, tampoco lo es querer provocar un efecto WOW. A mí me encanta el dinero y aún más ver a mis clientes saltar de alegría o quedarse sin palabras cuando ven el resultado del encargo que me hicieron. 

El problema está cuando los Tecnobros se hacen llamar artistas y pretenden desde su amateurismo quitarle el trabajo a los verdaderos profesionales.

La IA como herramienta

Hay una anécdota que se viralizó hace unos años. El periódico Chicago Sun Times despidió en 2013 a todos los fotógrafos (incluyendo un Pulitzer) y le dieron a cada periodista un iPhone de última generación. Si necesitaban fotos para sus artículos, podían hacerlo con las buenísimas cámaras del smartphone (se masca la tragedia)

La gente no tardó en darse cuenta de la pésima calidad de las fotos. Mal enfoque, descentradas, meramente descriptivas. Faltaba algo.

https://petapixel.com/2013/06/27/chicago-tribune-and-sun-times-covers-after-the-stanley-cup-finals/ 

Los periodistas saben escribir, no hacer fotos. Una cámara de fotos en manos inexpertas, por muy buena que sea, no consigue los mismos resultados que en manos de un profesional. La máquina no sustituye al conocimiento y la experiencia.

Bueno, entonces, después de toda esta perorata ¿se puede hacer Arte con IA? 

¿Tienen los “AI Users”, una intención detrás de sus trabajos?

Sí, pero del mismo modo que tener una cámara de fotos no te convierte en fotógrafo, utilizar una IA de arte no te convierte en artista.

Creo que alguien con el adecuado conocimiento artístico (cosas como Teoría del Color, Composición, y similar) podría llevar a esta tecnología a su máximo potencial. De ese modo, la IA sería un pincel más en la caja de pinceles del artista. 

Pero actualmente esta herramienta tiene sus limitaciones.

Limitaciones

De momento la mayor limitación técnica que veo es que no permite un control total del lienzo tal y como lo hacen programas como Photoshop, ClipStudio o Corel Painter. Aunque esto podría desaparecer con el tiempo, las implicaciones que eso produciría las veremos más adelante.

Otra limitación es que, de momento, hay imágenes en que la IA no logra coherencia, no logra “nivel”. Sí, puede ser evocador (un bazar chino, una estación de metro, una catedral) pero falla mucho al hacer que los detalles sean coherentes. En un primer vistazo la imagen funciona, pero cuando entras a ver cada uno de los elementos deja de hacerlo. En cambio hace bien los rostros, después de todo tiene mucho donde aprender ya que es lo más retratado. También se le da bien los paisajes, el impresionismo nos enseñó que no es necesario detallar una flor para saber que eso es una flor.

Y ahora te estarás diciendo: “Pero el arte moderno o el expresionismo no requieren de una gran técnica, el arte moderno es feo, y el expresionismo raro, que las IAs no logren un buen “nivel” de detalle y coherencia ¿no juega a su favor?”

Bueno, como he dicho antes, el arte es sobre todo intención, si no controlas la calidad técnica de la IA no estás haciendo arte, estás probando suerte.

Recuerda: el arte nace de quien lo hace, no de quien lo percibe. Escribir varios prompts y luego inventar lo que significa cada elemento de la imagen no es arte, sino engañarte.

El Director de Cine/Orquesta

Tal vez mi visión de las IAs sea un poco rara, pero lo veo como un director, de cine o de orquesta.

Técnicamente hablando, un director de cine no necesita saber escribir guiones o manejar la cámara para poder dirigir una película, del mismo modo, un director de orquesta no necesita saber tocar cada uno de los instrumentos a su cargo. Todo lo que tienen que saber es coordinar a un gran grupo de gente para que “remen en la misma dirección”

Los distintos profesionales que has contratado te pasarán un contenido profesional que tú como director deberás filtrar y guiar hasta dar con el material más aproximado al resultado deseado.

Con una IA ocurre igual, entonces ¿deberíamos dejar de considerar al Director una figura creativa? Evidentemente no.

Ahora vamos a verlo también desde otro punto de vista

Randomizador

Imaginemos que quieres un color, para simplificarlo numeramos todos los colores del espectro posible del 1 al 100.

Pues tú quieres el 49.

Con un programa profesional, como Photoshop o similar, tendrías que utilizar una herramienta que te permitiese seleccionar directamente el 49. Dependiendo de tu nivel de habilidad tal vez no sea tan sencillo y sólo aciertes en el 48 o 50, pero qué más dá, al fin y al cabo eso es casi 49.

Ahora pruebas con una IA tal y como están a día de hoy (mañana no sé si habrán solucionado este problema) Escribes el prompt intentando afinar lo máximo posible y te genera cuatro resultados: 25, 44, 59 y 99

El 44 es el que más se acerca a lo que buscas así que tienes dos opciones, quedarte con él, o probar suerte y generar más variaciones. Decides seguir y acabas con los resultados 42, 43, 44 y 45. Ahora es el 45 el que más se acerca pero, no es exactamente lo que buscas.

Pero, siempre puede seguir y dedicarle todo el tiempo que haga falta hasta que surja el deseado 49. Imaginemos que tras dos días probando suerte finalmente aparece.

Ahora pregunto: ¿es menos artista el que ha estado jugando a la ruleta y ha dado con el número exacto o es más artista el que seleccionó uno aproximado de forma tradicional?

Hemos dicho que el arte es Intención y Técnica, pero ¿cómo debe ser la técnica? La primera impresión es que si es aleatoria no vale, pero Pollock pintaba columpiando cubos de pintura sobre su lienzo y eso es una técnica muy aleatoria. 

Es más, si esto depende tanto de la suerte ¿se puede decir que eres AUTOR de una imagen generada por IA? Si todo el control de la obra que tienes es afinar una generación más o menos aleatoria ¿puedes considerarte su autor? Por mucha guía que le des a un dibujante, la autoría es del dibujante.

Yo no tengo una respuesta, si tú la tienes escríbela en los comentarios, me encantará leerlo.

Pero, Volvamos a la pregunta anterior. ¿Es el director una figura creativa?

El tema está en que el director sí es una figura creativa porque dirige un multiproyecto poniendo su autoría en la coordinación, y en cambio dirigir a una IA no es un multiproyecto, se parece más a guiar a un único dibujante y pretender que la autoría sea tuya. Sí, tienes los derechos, de eso no hay ninguna duda, pero ¿la autoría?

Como digo, este artículo es más para poner las ideas en orden más que para dar respuestas concretas. Así que, tómate la libertad de sentirte tan frustrado como yo.

De vuelta al pincel

Esta aleatoriedad y falta de control sobre la IA y la obra produce una consecuencia inesperada. Resulta que hay artistas que tras jugar con las IAs dejan de escribir prompts y vuelven al pincel. 

Y no sé porqué me sorprende, al fin y al cabo crear es divertido… también es frustrante, pero no deja de ser divertido. La sensación de crear arte IA con el teclado, no es tan satisfactoria como con crear arte con un pincel o un lápiz.

Por algún motivo, todo lo relacionado con crear mediante el trabajo manual, como puede ser la carpintería, las manualidades o la cocina, generan una gran plenitud y satisfacción por el trabajo terminado.

Hay gente que no quiere que una máquina dibuje por ellos. Quieren hacerlo ellos mismos.

Pero no todo el mundo es así. Hay quienes les parece bien que la IA tome las riendas. Las IAs son un camino fácil y rápido para conseguir los resultados de un profesional evitando todo el doloroso (y placentero) viaje de aprendizaje.

Es ésta forma de pensar la que va a traer muchas implicaciones para el futuro profesional del artista. 

El futuro del Artista

Vale, ahora toca verlo todo un poco más a futuro.

Pero primero hacemos un resumen

Sabemos que las IAs “sólo” aportan técnica, y los humanos tienen que añadir la intención. Bien. 

Eso las hace atractivas, ya que nos recuerdan a Neo aprendiendo Kung Fu en Matrix. Ya no necesitas aprender a pintar para pintar. Aunque en realidad no eres tú quien está dibujando, es una máquina la que lo hace por ti.

Recuerda, que tengas una cámara de foto no significa que sepas hacer buenas fotos; del mismo modo que tener una IA no significa que sepas hacer buenas imágenes.

La IA sólo sustituye la parte técnica, el usuario debería de conocer multitud de aspectos teóricos (como la Teoría del Color) para poder sacar el máximo partido a la expresividad. Para ser un profesional hace falta conocimiento teórico, no sólo la herramienta.

Sin embargo hay una inmensa mayoría de gente que eso no le importa, no quieren ser profesionales, no necesitan ser profesionales.

Cuando apareció la fotografía, la pintura hiperrealista prácticamente desapareció (todavía hay gente que lo hace, pero es la minoría excepcional) La cámara de fotos permitió a mucha gente expresarse con imágenes, y eso es bueno. Pero eliminó muchos trabajos, y eso es malo. Quienes no supieron moverse al impresionismo desaparecieron.

Perdimos artistas realistas pero ganamos artistas impresionistas. Con la IA pasará igual.

Estoy siendo terriblemente genérico pero creo que entiendes por dónde voy.

¿Esta democratización de la técnica, es la muerte del artista?

Consecuencias de las IAs

El falso profesional

La primera consecuencia de democratizar la técnica ya la estamos viendo.

Gente que se cree profesional sólo porque la herramienta luzca como tal. Y están “robando” clientes a los profesionales de verdad.

Creo que esto se resolverá cuando los clientes se den cuenta que el “hábito no hace al monje”, que están siendo “estafados”.

Abandono del estudio tradicional

La segunda consecuencia es que las personas más torpes, vagas o con problemas de cualquier tipo que les dificulten estudiar arte migrarán a las IAs.

Técnicamente esto no es malo. Más gente creativa en el mundo pudiendo expresar su creatividad.

Pero creo que es triste que el número de artistas de lápiz y pincel disminuya. Puede que el próximo Artgerm o Greg Rutkowsky sea fagocitado por la IA.

Pequeños artistas

La tercera consecuencia es la pérdida de clientes por parte de los pequeños artistas. 

Debido a que ahora cualquiera podrá satisfacer sus pequeñas necesidades pictóricas (y digo pequeñas porque las grandes empresas seguirán contratando profesionales usen estos IAs o no) Estos pequeños artistas perderán su principal fuente de ingresos, limitando su desarrollo profesional.

¿Pero es esto malo? El tipo de personas que prescinden de un profesional para recurrir a una IA es el tipo de cliente más molesto, ya que es el que no valora la profesionalidad. Repito, ¿de verdad es tan malo perder a este tipo de clientes?

Aun viendo la botella medio llena, es probable que esto evolucione a una pérdida considerable de ingresos para estos pequeños artistas.

Saturación

La cuarta consecuencia es el camuflaje del arte.

El problema de las imágenes IA es que son tán fáciles de producir que tarde o temprano superan en cantidad al arte tradicional, reduciendo su visibilidad.

Y los artistas para crecer NECESITAN consumir arte. Lo hacen no sólo por Inspiración sino también por Aspiración. Estudiar e imitar a tus ídolos es un paso necesario para crecer.

Uno debe consumir el mismo contenido que produce. Y, del mismo modo, quienes creen arte IA necesitarán consumir este tipo de contenido.

Por ello, las reivindicaciones que la comunidad de artistas están haciendo en plataformas de arte (como ArtStation) me parecen de lo más razonables. Tal vez la solución sea crear webs especializadas en IA o tal vez se deba etiquetar las imágenes IA como tal para poder filtrar el contenido que quieres recibir. En este segundo caso estoy muy de acuerdo.

Nuevos estilos

La quinta consecuencia es la disminución de estilos realmente originales.

La IA tiene una forma de generar “nuevos estilos” que consiste en mezclarlos. Escribe el prompt “Gustav Klimt” y “Tim Burton” y te sale una mezcla de ambos. 

Pero debido a la comodidad de ello, el surgimiento de géneros artísticos radicalmente originales podría disminuir.

Por ejemplo, Pablo Picasso fue un pintor excepcional que tuvo que desaprender todo lo que sabía para inventar el cubismo. Inventar un nuevo género artístico no es nada fácil y siento que con la aparición de IAs lo va a ser aún más.

La IA puede mezclar estilos, pero no puede crear uno propio, eso depende del ser humano, y temo que maravillas del diseño artístico como “Spiderverso” podrían verse menos.

O puede que suceda todo lo contrario. Con tal de diferenciarse, los artistas sean más imaginativos que nunca provocando una explosión de estilos jamás vista.

Bueno, esto está entrando más en el ámbito de las predicciones que de las consecuencias, así que vamos a tratarlo así.

Predicciones

De modo que estas predicciones podrían quedarse en nada con una rapidez pasmosa.

La muerte de la habilidad

Hay gente que sabe “comunicar” fácilmente con el arte, gente que con 4 trazos te hace una obra maestra. Esta gente, no dejarían de dibujar por mucha IA que supiesen utilizar. De igual manera que una persona no dejaría de silbar porque aprendiese a cantar, o dejasen de hablar porque una máquina les permite hacerlo mentalmente. 

¿Pero y las futuras generaciones? ¿Y esa gente que todavía no ha aprendido lo mínimo? Imagino un futuro en que la facilidad de uso de la IA desincentiva a los futuros artistas a estudiar la técnica de modo que al final nadie sabría dibujar.

Esta situación, peca de no tener en cuenta todo lo que he dicho anteriormente: Dibujar es divertido, crear es satisfactorio, artistas han terminado abandonando la IA para volver al pincel por la falta de control, etc. Debido a ello, creo (y espero) que la Muerte de la Habilidad NO podría ser un futuro real.

Además, existe un tipo de inteligencia o personalidad, no sé exáctamente que es, pero básicamente hay un tipo de persona que NECESITA expresarse. Es una necesidad física, algo que tienen que hacer, tan vital como socializar para un extrovertido.

Esta gente podría estudiar arte, y aunque desaparezcan los profesores, por suerte tenemos muchos libros y cursos online de los que podrían aprender.

La IA va a matar al artista e industrializar el resultado

Si puedes comprar ropa barata que te queda medio bien ¿por qué contratar a un caro sastre para que te haga ropa a medida?

La disrupción que supuso el sistema de tallas en el mundo de la moda, sumado a la aparición de la “ropa lista para usar” hizo que rápidamente los sastres empezaran a desaparecer. Un drama.

Durante un tiempo he visualizado una situación similar para los artistas. ¿Por qué contratar a un artista si puedo hacerlo yo con una IA? 

Ya he dicho que darle una herramienta creativa a alguien sin conocimiento sólo produce resultados mediocres.

Pero esto podría cambiar.

La caducidad del Prompter

Hay quienes creen que el Prompter será una profesión del futuro, pero eso es contradictorio. 

La idea de la IA es que cualquiera pueda crear imágenes artísticas.

Si eliminamos al artista de la ecuación ¿qué ganamos introduciendo al Prompter? La IA hace innecesario al profesional, prompter no puede ser una profesión, pues ¡no necesitamos ningún profesional!

Que actualmente haya gente pretendiendo generar una profesión basada en utilizar la IA se me hace ridícula

Creo que las IAs serán cada vez más fáciles de utilizar, otorgando más control sobre los resultados. 

Seguro que tarde o temprano todos tendremos nuestras propias IAs, instaladas en el móvil, consumiendo una cantidad de recursos ridícula. Es más, seguro que acaban siendo gratuitas, ofrecidas por grandes compañías como Google.

En esta situación la profesión de prompter no tiene sentido.

La IA con Consciencia

¿Y si las IAs evolucionan tanto que la idea de poder prescindir del profesional se hace realidad? ¿y si las IAs se convierten en ese profesional?

Como he dicho muchas veces, Tener una cámara de fotos, no te convierte en fotógrafo. Tener una máquina de escribir no te convierte en escritor. Y tener una IA no te convierte en artista.

Pero, si pinta como un artista, trabaja como un artista, aconseja como un artista y básicamente hace lo mismo que un artista, ¡es un artista!

La IA dejaría de ser una herramienta, y pasaría a ser un artista más en la larga lista de profesionales que hay en el mundo.

Cualquiera podría utilizar la herramienta, que a su vez, 

Piénsalo, una IA así de evolucionada pasaría directamente a competir con otros artistas, como uno más, teniendo que diferenciarse para destacar… cosa muy fácil ya que sería el mejor artista que existe pues domina la velocidad y todos los estilos.

Al final, la idea de eliminar al intermediario (el artista) para poder hacer arte nosotros mismos, se quedaría en nada pues tendríamos a un nuevo intermediario, la IA.

Este futuro es el más pesimista, porque los artistas no podrán competir contra esta IA y muchos trabajos desaparecerán. El arte quedará principalmente relegado a un hobby, y la luz que trae la creatividad desaparecerá… no, en realidad no será todo tan oscuro.

Sobreviviendo del arte

Aquellos artistas que trabajen de forma tradicional (con sus lápices, pinceles, acuarelas, y lienzos), verán cómo su actividad se va a revalorizar. La gente le dará mucho más valor a su habilidad, y sumado a lo único de una pieza física, justificará el aumento de precios.

En este caso, hacerse con un nombre, un estilo o una técnica será crucial para diferenciarse y sobrevivir.

Por contra, los artistas digitales, serán minusvalorados pues se pensará que en realidad están haciendo trampa, que todo está hecho por IA (lo cual es lógico, ya está pasando) Se podría llegar a dar el caso de que se piense que trabajar en digital es una pérdida de tiempo.

Creo que para que el artista digital sobreviva debe empezar a inspirarse en Van Gogh.

Van Gogh no vendió una mierda en vida, pero cuando tras su muerte su cuñada heredó sus pinturas, consiguió mandarlo al estrellato. ¿Cómo lo hizo?

Resulta que Van Gogh escribía unas cartas a su hermano en el que explicaba cómo le había ido la semana, qué había pintado y lo que significaba la pintura. Y es esta explicación de su arte, lo que revalorizó enormemente sus pinturas. 

Pues tal vez los artistas digitales deberían empezar a hacer lo mismo.

Ya no basta con grabar la pantalla mientras dibujas para demostrar que lo has hecho tú, hay que explicar por qué tomas las decisiones que tomas durante el proceso.

Se me ocurre, que teniendo en cuenta que los NFTs traen escasez al mundo digital ¿podrían evitar la pérdida de valor del artista digital? o tal vez ¿debería el artista digital incluir una versión impresa junto con el encargo? 

Dicen que “el hambre agudiza el ingenio” y creo que los artistas encontrarán diferentes soluciones para vivir del arte.

Desarrollar tu marca personal, siempre será valioso, pues por mucho que te copien, tu firma valdrá más.

Nunca desaparecerá el caso de quienes simplemente generen contenido sin ninguna pretensión, éste se viralice, y aprovechen para convertirse en influencer y vivir de ello.

El FanArt vende, y los personajes más novedosos no son reconocidos por la IA.

E independientemente de si trabaja con IA o no, también se podría crear un universo propio. Algo así como Terry Pratchett con MundoDisco o JK Rowling con Harry Potter. Al ser sólo ellos quienes producen contenido de su IP, esta exclusividad les garantiza que si el espectador quiere más contenido de ese universo sólo puedan acudir al artista (a no ser que vendas la licencia) 

Conclusiones

Vamos con las conclusiones.

Lo que está claro es, que es una tragedia que con tal de democratizar la técnica artística vayan a desaparecer trabajos creativos, y que si la tecnología mejora, vayan a desaparecer muchos más, y todo esto para que al final, los usuarios utilicen ese nuevo poder como simples filtros de instagram.

Pero es así como funciona el mercado y el desarrollo tecnológico.

Los futuros artistas deberán tener en cuenta una cosa cuando quieran crear, ¿cuánto nivel de control quiero tener sobre mi obra? 

Si no tienes la técnica, y simplemente quieres contar algo, siempre podrás delegarlo a una IA (o contratar a un profesional)

En mi caso, con las IAs se abre la posibilidad de crear contenido con estilos que no tocaría ni con un palo. El arte medieval es raquítico y me produce horror pensar en dibujar algo así, pero con una IA podría animarme a hacer algo en ese estilo.

Al final, todo el mundo ha dibujado en sus libros de clase cuando estaba aburrido, y como ya he mencionado, dibujar es divertido. 

No creo que la actividad de dibujar (y con ello el arte) desaparezca por la simple aparición de una herramienta fácil de utilizar. 

IA y arte pueden convivir perfectamente. Sólo hay que darse cuenta que eso es posible.

Si quieres pintar, coge un pincel y comienza a practicar. Literalmente no existe ni una sóla persona que restrinja tu posibilidad de sentarte a aprender.

El mito de que dibujar es un don con el que sólo unos pocos privilegiados nacen es una completa patraña. Dibujar requiere de conocimiento y práctica, eso se adquiere estudiando y es igual de accesible que aprender a cocinar. Pero eso sólo se consigue con la mentalidad adecuada.

Al final: 

“Dibujar no es un don, ni una habilidad, sino una actitud” 

Gracias por llegar hasta aquí, soy Kawa Index y esto es Gakugan, El Ojo del Artista.

By |2023-01-03T13:19:19+01:00enero 3rd, 2023|Categories: Sin categoría|Tags: , |0 Comments

About the Author:

Tiene un hermano gemelo. Dibuja desde que era pequeño y ha creado este blog para enseñar ese tipo de conocimientos que la experiencia y los profesores nunca comparten en clase. Está decidido en enseñarte que dibujar no es una habilidad, sino una actitud.